¿Sabía Ud. Que los antiinflamatprios no esteroideos o AINE pueden afectar su salud gastrointestinal?

Por Gladys L. Filo. Médica gastroenteróloga. Htal. Dr. Abel Zubizarreta.

La Aspirina, el ibuprofeno, el diclofenac, el meloxicam¸el piroxicam, entre otros; son denominados drogas antiinflamatorias no esteroideas. Estos fármacos se usan desde hace años por sus efectos antitérmicos, analgésicos y contra la inflamación. El problema es que su acción no es inocente para otros órganos y sistemas del organismo.

Estas drogas tienen  efectos sobre al aparato cardiovascular, sobre la función renal, sobre el metabolismo hepático, sobre la función plaquetaria y sobre la integridad del tubo digestivo. La mucosa del aparato digestivo que va desde la boca al ano puede verse lesionada por el uso de AINE.

Es ampliamente conocida la capacidad de estas drogas de generar aparición de úlceras en el estómago y en el duodeno;  pudiendo causar éstas hemorragia digestiva alta y la muerte. El  intestino delgado así como el grueso también pueden sufrir ulceraciones, estenosis y sangrado secundariamente el efecto dañino de los AINE.

Es importante  destacar que el efecto nocivo de estas drogas sobre el aparato digestivo no se evita administrando los AINE por una vía distinta de la oral. Esto es que a pesar de dar los fármacos por vía inyectable intramuscular o endovenosa, sublingual o por medio de supositorios; el efecto deletéreo de las drogas sobre el aparato digestivo se manifiesta igual.

Si bien los AINE son de venta libre; su consumo no debería ser "libre". Su acción depende de las dosis recibidas, del tiempo que son consumidas, del tipo de drogas (no son todas iguales)  de la edad del paciente que está medicado y de las demás enfermedades que posee ese paciente.

A mayor edad, mayor riesgo de lesiones en el tubo digestivo de ese paciente. Los enfermos con antecedentes  de úlcera o hemorragia digestiva; tienen más riesgo de tener sangrado. El uso de dos AINE juntos empeora también el riesgo, el empleo de drogas como corticoides o anticoagulantes junto al AINE también. El riesgo es más alto en enfermos con otras patologías  asociadas (diabetes, enfermedad cardiovascular; insuficiencia hepática, respiratoria  o renal).

¡RECORDAR! El consumo de AINE no está libre de riesgo nunca; siempre deben ser indicados por el médico y no ser automedicados. Debe emplearse la menor dosis posible; de drogas lo menos lesivas posible (como el ibuprofeno) y durante el menor tiempo posible. Evitarse los AINE mediante el empleo de otros fármacos como paracetamol que no tiene estas acciones agresivas sobre las mucosas gastrointestinales. ¡No deben recibirse si no son necesarias! Estos fármacos no ¨levantan el ánimo o dan energía¨ como muchas veces se cree popularmente.

No es necesario tener dolor o acidez antes de que el AINE dañe la mucosa gastroduodenal. Se sabe que los síntomas no se correlacionan con el daño que pueden producir.

Cuide su salud; ante cualquier duda consulte a su médico.