El objetivo de este artículo es demostrar los principios básicos para el diagnóstico endoscópico de Cáncer gástrico temprano. El proceso de diagnóstico se puede dividir en dos pasos, detección y caracterización.

La detección requiere una buena técnica endoscópica y un conocimiento profundo. Con respecto a la técnica, debemos administrar la preparación óptima a los pacientes, incluyendo un agente antiperistáltico. Además, con el fin de mapear todo el estómago que tenemos que seguir un protocolo estandarizado, y proponemos un protocolo sistemático de detección para el estómago. Con respecto al conocimiento, debemos ser capaces de identificar la mucosa de fondo de alto riesgo, y debemos ser conscientes de los indicadores de una lesión sospechosa.

La cromoscopia y la endoscopia de aumento son técnicas prometedoras de endoscopia mejorada para la caracterización. Los criterios propuestos para una lesión cancerosa son los siguientes: hallazgos endoscópicos convencionales de 1) una lesión bien demarcada y 2) irregularidad en el patrón de color / superficie; Vaso más clasificación superficial mediante endoscopia de aumento con hallazgos de imágenes de banda estrecha de 1) patrón microvascular irregular con línea de demarcación o 2) patrón de microestructura irregular con línea de demarcación. La endoscopia convencional y la posterior endoscopia.

Ambos contribuyen a la detección de cáncer gástrico temprano.

En 2012 fueron diagnosticados casi un millón (951.600) de casos nuevos de cáncer gástrico en el mundo, de los cuales 723.100 fueron muertes. De éstos, 140.000 casos y 107.000 muertes ocurrieron en Europa.

El cáncer gástrico muestra una variación global significativa en la incidencia; Las tasas más altas se observan en Asia oriental, Europa oriental, América del Sur, con tasas más bajas en América del Norte y Europa Oriental. Se ha observado una disminución gradual de la incidencia de cáncer en Europa Occidental y en América del Norte en los últimos 60 años y se han evidenciado disminuciones más reciente en países de alta prevalencia.

Los datos sobre la salud de los próceres provienen de los testimonios, cartas y biografías iluminadas por el conocimiento científico actual.

El caso más notable y más estudiado en el país es el de José de San Martín. Todo indica que se trató de un hombre muy enfermo y que la imagen que lo representa cruzando a duras penas la cordillera de los Andes en una camilla improvisada, es una imagen real. Así lo afirmó el coronel José Raúl Buroni, profesor consulto de la UBA y académico de número de la Academia Sanmartiniana. “San Martín fue un hombre muy enfermo. Durante su época de actividad militar sufrió por lo menos tres patologías importantes: una afección úlcero-péptica que le ocasionaba intensos dolores y que le produjo más de una hemorragia digestiva. Asma. Al parecer San Martín era asmático. Hay registros de que necesitaba dormir sentado a causa de la disnea. Padeció, además, lo que llamaban reumatismo. Aunque no queda muy claro a qué se referían con reumatismo, según Mitre fue algo que lo afectó durante la batalla de Chacabuco”, agregó José Raúl Buroni. Más tarde, y ya viviendo en Europa, tuvo una fluxión ocular, probablemente una uveítis anterior. Esa fue la causa de las cataratas de la última etapa de su vida.

Leer más...

Médicos con burnout: los más afectados son los argentinos

"Cuando hacía mis prácticas, era común que en agradecimiento los pacientes nos trajeran regalos, una caja de pañuelos, una torta... Había afecto -dice un médico que pide mantener su nombre en reserva-. Hoy todo eso ya no sucede." Otro comenta en un foro de discusión: "Nos creímos aquello de que la medicina es un sacerdocio y ahora nos convertimos en mártires. Pero ¿vale la pena?"

Autoexigencia, penurias laborales y económicas, agresiones y descrédito conforman un escenario que complica el desempeño e incluso la salud de los profesionales que deben cuidarla. Lejos del prestigio social y familiar que los rodeaba hasta hace algunas décadas, diferentes estudios indican que los médicos enfrentan desafíos que pueden llegar a amenazar su integridad emocional.

Leer más...