¿Qué es la Úlcera Péptica?

Por Gladys L. Filo. Médica gastroenteróloga. Htal. Dr. Abel Zubizarreta.

La úlcera péptica, o enfermedad ulcerosa péptica, es una lesión en forma de pèrdida de sustancia en la capa más superficial (denominada mucosa) que recubre el tubo digestivo. Cuando esta lesión se localiza en el estómago se denomina úlcera gástrica y cuando lo hace en la primera porción del intestino delgado se llama úlcera duodenal.
Es una enfermedad frecuente que afecta a aproximadamente el 5-10% de la población en algún momento de sus vidas.

¿POR QUÉ SE PRODUCE LA ÚLCERA PÉPTICA?
La existencia de una  producción excesiva de ácido clorhídrico (ácido que en condiciones normales produce el estómago para ayudar a hacer la digestión de los alimentos) es un factor importante en el origen de la úlcera péptica.
También es un factor importante para la aparición de úlcera,  la pérdida de la capacidad de defensa de la capa mucosa que la hace más sensible al ácido gástrico.
Hace ya unos años se ha demostrado que  un agente infeccioso bacteriano, denominado Helicobacter pylori, es una de las causas principales en el origen de la enfermedad ulcerosa péptica.
Esta bacteria infecta el estómago en una gran parte de la población mundial (aproximadamente al 50%), aunque ello no quiere decir que estas personas tengan molestias digestivas ni que tengan o vayan a tener úlcera péptica. Tan sólo un 10-20% de las personas infectadas desarrollarán a lo largo de su vida una úlcera péptica en el estómago y/o duodeno. El resto de las personas infectadas convivirán con esta infección a lo largo de su vida sin que les cause problemas. Factores (aún poco conocidos) dependientes del tipo de persona, junto con características propias de la bacteria, parecen ser los determinantes para que una persona infectada desarrolle o no una úlcera péptica. No se conoce aún con exactitud el modo de transmisión de la infección por Helicobacter pylori, por lo que no se recomienda a las personas infectadas tomar medidas especiales para evitar el contagio a otros.
Junto a la infección por Helicobacter pylori, el consumo antiinflamatorios no esteroideos (AINE), entre los que se incluye el ácido acetil salicílico (Aspirina®), son las causas principales de la enfermedad ulcerosa péptica. Estos medicamentos se emplean con mucha frecuencia para el tratamiento del dolor, la inflamación y la fiebre. Su eficacia para combatir estos problemas es alta; sin embargo, con relativa frecuencia producen efectos no deseados, siendo una de sus complicaciones más frecuentes el riesgo de desarrollar úlceras en el estómago (fundamentalmente) y/o en el duodeno.
El riesgo de desarrollar una úlcera péptica con el consumo de estos medicamentos no es igual para todas las personas. Los mayores de 60 años, aquellos con historia previa de enfermedad ulcerosa péptica, o los que padecen una enfermedad grave concomitante, los que utilizan medicamentos anticoagulantes y/o corticoides a dosis altas presentan un mayor riesgo de tener complicaciones digestivas con los AINE

¿QUÈ SÍNTOMAS PRODUCE LA ÚLCERA?
El síntoma más frecuente es la sensación de malestar en la zona central y superior del abdomen, en forma de “hambre dolorosa” o acidez de estómago, que calma con la toma de los alimentos y que  vuelve a aparecer unas horas después.      Otros síntomas menos frecuentes son las náuseas y los vómitos.
Independientemente de estos síntomas, las personas que tienen una úlcera péptica tienen el riesgo de que esta se complique. De más a menos frecuente, las  complicaciones principales son la hemorragia digestiva (producida cuando la úlcera es profunda y erosiona un vaso sanguíneo provocando una pérdida de sangre hacia el tubo digestivo), la perforación (cuando la lesión es tan profunda que rompe la pared  intestinal) y la estenosis (cicatriz que se produce en úlceras antiguas y que puede provocar una estrechez del intestino que dificulta el paso del alimento).

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA LA ULCERA PÉPTICA?
El diagnóstico de la lesión ulcerosa se sospecha mediante los síntomas que refiere el paciente. Se confirma con una endoscopia digestiva alta que permite tomar biopsias que en ocasiones son necesarias.
El diagnóstico de la causa que ha producido la úlcera péptica se hace, en el caso de la infección por H. pylori, mediante un análisis específico de muestras de aire espirado (prueba del aliento) o con biopsias gástricas. Si el paciente refiere consumo de fármacos antiinflamatorios no esteroideos o Aspirina® es muy  probable que estos medicamentos hayan sido los causantes de su mal.

¿CUÁL ES EL TRATAMIENTO?
Cuidados generales y régimen de vida
La dieta en sí ni es un causante ni un agravante para la enfermedad. Sólo se recomienda a los pacientes con úlcera no tomar aquellos alimentos que a cada uno “le sienten mal”. Es recomendable no abusar del café, no fumar y no ingerir bebidas alcohólicas.
No deben tomar antiinfamatorios no esteroideos (AINE) ni Aspirina®.
El IBP (OMPERAZOL u otros como pantoprazol, esomeprazol, lanzoprazol) es el tratamiento con el que se logra la cicatrización ulcerosa con mayor efectividad que con otro tipo de drogas por ello son las que se emplean para tratar estas lesiones de primera elección.
Tratamiento de la úlcera asociada a la infección por H. pylori
En estos casos la curación de la úlcera se obtiene eliminando la bacteria H. pylori. Para ello pueden utilizarse diferentes tratamientos que combinan un IBP (OMPERAZOL u otro similar) y antibióticos
Tratamiento de la úlcera relacionada con el consumo de antiinflamatorios no esteroideos o Aspirina
En estos casos debe suspenderse el tratamiento con AINE/Aspirina® y para lograr la cicatrización
de la úlcera se emplea un IBP.