¿Qué es la Videoendoscopia Digestiva Alta (VEDA)?

¿Qué preparación requiere?

La endoscopia digestiva alta (VEDA) es un examen que tiene como objetivo diagnosticar y tratar algunas de las enfermedades más comunes del sistema digestivo superior. La endoscopia también puede ser llamada de esofagogastroduodenoscopía, pues es un examen endoscópico que permite la visualización del interior del esófago, estómago y duodeno.

La endoscopia digestiva se hace con un aparato llamado de endoscopio, un largo y fino tubo flexible que posee una cámara en su extremidad, permitiendo que el interior de los órganos digestivos sean filmados. Los endoscopios actuales tienen alta definición de imagen y pueden filmar en HDTV.  El aparato también es capaz de aspirar e inyectar agua para limpiar secreciones que puedan dificultar la visualización directa de la mucosa del esófago, estómago o duodeno.

Para realizar dicho estudio debe permanecer en ayunas entre 4 a 6 hora para  que el proceso sea preciso y completo. Su endoscopista le dará indicaciones detalladas.

Usted debe informar a su médico si padece una enfermedad crónica ( Diabetes, Hipertensión, Asma, enfermedades cardíacas, Marcapasos, etc) Asimismo es informe los medicamentos que habitualmente consume (Aspirina, Anticoagulantes, Insulinas, Antihipertensivo). Adviértale, también si requiere antibiótico antes de someterse a procedimientos dentales ya que puede ser necesarios previamente a la VEDA.

¿Qué ocurre durante la VEDA?

La VEDA generalmente se tolera bien, se coloca un anestésico local en forma de spray o gel en la boca minutos previos al procedimiento.

La endoscopia digestiva no sirve solo para ver y filmar el interior del esófago, estómago y duodeno, también puede ser usada para realizar biopsias y tratamiento de algunos problemas, como úlceras o várices sangrantes. A través del endoscopio es posible introducir una serie de herramientas, como pinzas de biopsia, lazos, agujas, sondas para escleroterapia o electrocauterio, balón de dilatación, redes y cestas.

Si su médico lo considera conveniente puede indicarle alguna técnica anestésica administrada por un médico anestesiólogo con el objeto de brindar confort al paciente facilitar las maniobras del médico endoscopista y permitir una excelente tolerancia al estudio.

Existe una tasa muy baja de complicaciones. Una  muy infrecuente es la perforación o laceración de la pared del tubo digestivo lo que, en ocasiones, podría requerir cirugía.

El sitio de la biopsia puede sangrar, que pueden requerir tratamiento local o quirúrgico. Otros riesgos potenciales incluyen complicaciones cardíacas o respiratorias.